viernes, 14 de junio de 2013

HEROES ANONIMOS


 
 

Stefan Zweig, el magnífico escritor austríaco de origen judío, escribió el año 1927 “Momentos estelares de la humanidad”, su libro más traducido,  editado y quizás leído. Se trata de una   historia novelada (¿porqué no será de lectura obligatoria en los colegios?), en el que de una manera muy amena se nos da a conocer  14 “momentos” que sucedieron durante  un largo  periodo de la historia - que va desde el año 44 aC hasta el año 1914 -  y que produjeron importantes cambios en la humanidad.

Los hechos relatados, que se cimentan sobre un firme dato histórico, permiten conocer a muy diversos personajes, de épocas y lugares separados  por siglos y por miles de kilómetros. Héroes que triunfan, como el caso de Cyrus Field, que comunicó mediante cable telegráfico América y Europa; Vasco  Núñez de Balboa, que descubre el Océano Pacífico o Frederich Haendel que ya en el ocaso de su vida compuso su Mesías. Pero también héroes que fracasan,   como J. A. Suter que perdió toda California por su ambición de oro; Scott, el capitán británico derrotado por el noruego Amundsen en la conquista del Polo Sur o el capitán Rouget, creador de la Marsellesa.

Catorce personajes muy distintos, creyentes y ateos, artistas y escritores, ricos y pobres, pero con un denominador común: su capacidad muchas veces épica para sobreponerse a las adversidades que se oponían al logro de sus ideales y su lucha por lograr su cumplimiento. Hombres jugados, con camiseta transpirada, luchadores, forjados en la fragua del dolor y del trabajo, que combatieron  no sólo contra las resistencias de la naturaleza y de la sociedad, sino también contra sus propias flaquezas.”Como tú sabes, le confiesa Scott a su esposa en una carta escrita pocas  horas antes de morir, tenía que esforzarme para ser activo, pues siempre he sido inclinado a la pereza”

Como esos personajes hay miles en el mundo. Sus biografías  nunca serán conocidas ni llevadas a la página de un libro o a la pantalla de un cine, pero  que diariamente salen de sus casas “alegres, como un héroe, a recorrer su camino”  para cumplir con sus deberes; hombre y mujeres   que “están en lo que hacen y hacen lo que deben”; que minuto a minuto se esfuerzan en el cumplimiento de sus tareas cotidianas en el hogar y en trabajo; que se desgastan sacando adelante a sus familias; que enfrentan la adversidad con optimismo; que entregan lo suyo para poner paz y alegría  allí donde se encuentren; que toman cada día mil pequeñas decisiones para poner su grano de arena para la construcción de un mundo mejor, que, en fin, con heroísmo anónimo, hacen de cada día una nueva oportunidad para ponerse al servicio de los demás.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario